El spaniel japonés es un perro de muy pequeñas dimensiones que siempre ha convivido con las personas como compañía en sus hogares. Destaca en él su cara aplanada y su pelo largo, que le confiere un aspecto muy elegante y peculiar. También se le conoce con el nombre de chin japonés y, a continuación, te detallamos todas sus características.

Características físicas del spaniel japonés

Se trata de un perro braquicéfalo y de talla pequeña. Las hembras tienen un cuerpo algo más alargado y son un poco más pequeñas. El cráneo es ancho y redondeado y el stop es profundo. La caña nasal es ancha y muy corta, al punto de que la nariz está en línea con los ojos. El color de la trufa armoniza con el del manto. Las fosas nasales están bien abiertas. Puede haber prognatismo o mordida en tijera. Los ojos son grandes y redondos y se disponen bien separados. Las orejas están separadas, son largas y triangulares, cuelgan y están cubiertas de pelo largo.

Siguiendo con el cuerpo del spaniel japonés, el cuello es corto. El lomo es amplio y ligeramente arqueado. El pecho también es amplio y profundo, con costillas arqueadas levemente. El vientre se presenta bien recogido. La cola la lleva caída sobre el dorso y destaca por el pelo largo y abundante que la cubre. Las patas son de hueso fino. La parte posterior de antebrazos y muslos está

provista de pelo formando flecos. Los pies son de tamaño pequeño y recuerdan a los de las liebres. Se prefiere que estén cubiertos de pelo también entre los dedos.

Por último, una de las características del chin japonés más celebradas es su pelo largo, liso y sedoso. Cubre todo su cuerpo a excepción de la cara. El color es blanco con manchas negras o rojas. El estándar prefiere que estas estén distribuidas de forma simétrica.

Carácter del spaniel japonés

El pequeño spaniel japonés es un perro inteligente y de gran dulzura. Es excelente como compañero para los niños, ya que se muestra muy dócil, y también puede convivir sin ningún problema con otros animales. Destaca también su afectuosidad y el apego que establece con su familia. A pesar de su pequeño tamaño, tiene la suficiente personalidad como para actuar como un perfecto perro guardián gracias a su temperamento alerta y obstinado. Además, posee mucha energía. Todo ello puede dificultar su educación.

Cuidados del spaniel japonés

El spaniel japonés puede vivir perfectamente en un apartamento, siempre que lo saquemos a pasear unas tres veces al día. Pero antes de adoptar uno hay que tener en cuenta que será necesario invertir tiempo en el cuidado de su espectacular pelaje, ya que requiere cepillados diarios. Además, sus características anatómicas lo hacen propenso a padecer problemas respiratorios, oculares y cardíacos. También hay que protegerlo del calor, pues puede agravar las dificultades respiratorias.

Los profesionales de las Clínicas Veterinarias Mivet podremos aconsejarte sobre las medidas de prevención que debes seguir, así como indicarte a qué señales tienes que estar atento para acudir al centro veterinario. Por otra parte, el chin japonés demandará bastante atención, por lo que no es la raza más adecuada si se pasa poco tiempo en casa. En ese caso, podrían surgir problemas de conducta, como la ansiedad por separación.